lunes, 10 de octubre de 2016

Como era un día en las Escuelas Publicas de Pernús de un rapaz de Villaescusa

Escuelas Publicas de Pernús
Voy a describir hoy como era un día normal  de los alumnos que asistíamos a clase en las Escuelas Públicas de Pernús en los últimos años 50  y primeros 60 del pasado siglo XX, todo ello basado en mis propios recuerdos.

A las Escuelas Publicas de Pernus asistíamos los niños y niñas de la parroquia formada por los pueblos de Pernús, Beldréu, El Conyéu, La Vega, La Tura, El Bustiu, Arriondi, La Viesca, La Venta, La Teya, El Ablaneu y Villaescusa.

Aula de una escuela rural
Habia dos aulas, una para niños y otra para niñas, en la  niños que es la que yo mas conozco, había varias hileras de pupitres, en cada uno se sentaban dos alumnos, enfrente estaba la mesa del maestro, un retrato de Franco y un crucifijo, en la pared de la izquierda estaba el encerado y en la pared de detrás había dos mapas de España uno político y otro físico, además de un mapamundi

Enciclopedia de Alvarez
La verdad es que visto desde hoy la asistencia a clase sobre todo de los que vivíamos mas lejos como era mi caso, que vivia en Villaescusa, era un verdadero sacrificio, las clases comenzaban a las 9 de la mañana así que para llegar a tiempo habia que salir de casa como muy tarde a las 8:15, esto en pleno invierno era al amanecer, bajábamos hasta Pernus por caminos y sendas bastante intransitables, llenos de charcos y barro y soportando las inclemencias del tiempo, lluvia,  viento y  frio el calzado que llevábamos generalmente eran “les madreñes” y cargados con la mochila donde llevábamos el material escolar, y una espuerta con la comida pues teníamos que llevar la comida porque no daba tiempo a venir a comer a casa, a veces llegábamos con los pies mojados y aguantábamos la mojadura todo el día.

Crucifijo y retrato de Franco
Como digo la clase comenzaba a las 9:00 y duraba hasta las 12:00 con un periodo de ½ hora para el recreo, durante el recreo los niños jugábamos al futbol, al escondite o al cascayu y las niñas jugaban al corro o a saltar la comba, a las 12:00 terminaba la jornada de mañana, los que vivan cerca iban a comer a casa, los que íbamos de mas lejos comíamos la comida que llevábamos sentados en el pórtico de la iglesia o si hacia buen tiempo íbamos a comer al “Prau Pidal”.

A las 14:00 comenzaba de nuevo las clases, de un tirón hasta  las 16:00 horas que era cuando terminaba la jornada lectiva, después de un rato de juegos en la plazuela volvíamos  a casa por los mismos caminos que a la ida, luego había que terminar las tareas que no se habían acabado en clase y después en muchos casos ayudar en casa en lo que buenamente podíamos.

Mas o menos de esta manera transcurria un dia en Las Escuelas Publicas de Pernús en aquellos ya lejanos años, como se puede comprobar nada que ver con como se hace ahora, los que puedan leer esto y hayan ido a estas escuelas seguramente se identificaran con todo esto.

No hay comentarios: