lunes, 17 de febrero de 2014

Reportaje sobre Pernús en La Nueva España


El pasado día 6 de Febrero de 2014, el diario La Nueva España en su edición del oriente y dentro de la sección “Colunga parroquia a parroquia”, publico un pequeño reportaje sobre la parroquia de Pernús.


lunes, 10 de febrero de 2014

Viaje virtual entre L'Abá y La Era

En el concejo de Colunga  hay lugares sumamente conocidos, que atraen a muchos turistas y visitantes, y en Internet hay infinidad de reseñas y fotografías e información sobre ellos, estos lugares están generalmente en la franja costera del concejo, entre ellos podemos citar a Lastres, la playa de La Griega, La Isla, Gobiendes, El Museo del Jurasico, la propia villa de Colunga, etc. etc.
Sin embargo en la zona más interior del concejo, hay muchos pueblos y lugares  menos conocidos aunque no por ello menos interesantes y por los que de vez en cuando merece la pena realizar un agradable paseo.

En este video vamos hacer un recorrido virtual entre L’Abá, en la carretera AS-258 y La Era, en la carretera CL-2, pasando por los pueblos de Buspaderna, L’Azorea Baxu, L’Azorea Riba y El Pumerin, todos estos lugares pertenecen a la parroquia de Libarddón.

lunes, 3 de febrero de 2014

LES FACINES

Hasta nun fai munchos años, andando pelos pueblos y aldees del conceyu de Colunga, era frecuente atopase con unos grande montones de herba seca construyíos alredor d'una vara de madera.
Eren les facines, tamién llamaes vares de herba y n'otros llugares balagares.
Les facines facianse pa caltener la herba seca, nos años d'abondosa cosecha o cuando nun había abondes tenaes y tendeyones p'almacenala a techu, una facina bien fecha podía aguantar más de dos años ensin que l'agua entrara nella  calteniendo en bones condiciones la herba.
Agora yá nun se facen, o facense en muncha menor cantidá, pos les nueves técniques de ensilado, empacado y embolado de los forraxes pal ganáu facenles innecesaries.

Pa facer una facina, lo primeru qu'había que facer, era llantar nel suelu una vara, que solía ser d'abedugu, d’umeru, o d’ocalitu, soterrándola nel suelu unos 80 centímetros, con cuenta de que quedara firmemente suxeta, era bien importante tamién que quedara perfeutamente aplomada.
  Una vez plantada la vara, asitiabase nel suelu alredor de la mesma unos tueros de madera formando un cuadráu d'aprosimau 1,5 metros de llau, sobre estos tueros poníen delles cañes y ramascos, esto llamábase l'entramáu y el so oxetivu era aisllar la herba del mugor del suelu.
Plantada la vara y construyíu l'entamáu, empezabase  a facer la facina, esta facíase xeneralmente ente dos persones, una echaba la herba a la facina y l'otra xubia a la mesma diba asitiandola convenientemente al mesmu tiempu que la diba triando pa que quedara perfectamente amacerada, según la facina diba tomando altura, la persona que taba sobre ella asitiaba la herba de forma  que-y diba dando anchura, al llegar más o menos a la metá de la vara, la persona que taba sobre la facina, empezaba a aminorar progresivamente el so diámetru hasta terminala a lo cimero de la vara prácticamente del diámetru d'esta, podríamos dicir que la facina terminada asemeyabase a una peonza invirtia, menos ancha per baxu bien ancha pel centru y bien estrecha por enriba terminando en picu.
La facina rematábase asitiándo-y el venceyu, que era un rodiellu de herba retorciu, que se ponia alredor de la vara a lo cimero de la facina, pa evitar que l'agua entrara nella y  que'l vientu la esfelpeyara.
Una vez terminada había que alisala perfectamente, pa ello utilizabase  un angazu o un  rastrillu y  rastrillábase tola so superficie pa que quedara dafechu lisa y l'agua de la lluvia deslizarase pola so superficie y nun entrara nel so interior echando a perder la herba.
Era frecuente tamién poner alredor de la facina una vez terminada, cuatro conteos, que eren cuatro barganos sofitaos contra la facina y el suelu, pa evitar que'l vientu la tumbara.
.