lunes, 25 de mayo de 2015

El Calendario Zaragozano

El Calendariu Zaragozanu era por demás popular ente la xente que vivía nos pueblos y aldees d'Asturies, en Villascusa en cai toles cases tenien esti pequenu llibrín qu'amás de calendariu traía'l santoral completu, los pronósticos del tiempu pa tol añu, les fases de la lluna, la fecha de toles feries y mercaos d'España, a mas de munchos refranes, curiosidaes y dichos populares, siempre rellacionaos cola agricultura y cola vida nel campu.

Lo que más interesaba del Calendariu Zaragozanu, eren los pronósticos del tiempu, pos como ye natural, el tiempu influyía enforma nel desenvolvimientu de los llabores del campu, cuando llegaba la hora de semar les fabes, el maíz les patates etc, consultábase'l Zaragozanu a ver que tiempu fadría los próximos díes, pos según dicíase era bien importante que llevaren bona sazón, ye dicir nun era bonu que lloviera justu dempués de d'efectuar la siembra, pos pa ñacer les simientes precisaben calor, pero si era bonu que cayera daqué d'agua unos    cuantos díes dempués de la sementera, pa qu'una vez ñacies, l'agua ayudara al so rápido crecimientu.


Los pronósticos del tiempu qu'ufiertaba'l Calendariu Zaragozanu eren bien xenerales y polo tantu munches veces pocu fiables, pero a falta d'otra información la xente tenialos en cuenta, anque tamién se fiaben enforma de la so intuición, de la sabiduría popular y de dellos refranes qu'en función del tiempu que facia trataben de predicir como seria'l tiempu nos próximos díes.

Na actualidá'l Calendariu Zaragozanu sigue editándose y vendiendose, anque'l so espardimientu ye bien menor que antes, nos pueblos hai muncha menos xente, y l'abondosa información de que se dispon anguaño, facenlu innecesariu, en sin embargu, muncha xente sigue mercando esti calendariu por costume, por tradición, porque siempre lu vieren per casa o porque lo mercaben los sos padres o güelos.
37067

lunes, 18 de mayo de 2015

Recordando "Los Coches de Amador"

Vamos hablar  hoy  una empresa emblemática en el concejo de Colunga, se trata de Autocares Costa Verde, mas conocida antiguamente como "Los Coches de Amador" que es una empresa de autobuses que lleva prestando sus servicios en Colunga desde hace mas de 60 años. 

Me centrare en la época de los años 60 del pasado siglo XX, sobre todo la segunda parte de la década que es la que a mi me toco mas de cerca, todo ello basado en mis propios recuerdos y por lo tanto sujeto a posibles errores por los que de antemano pido disculpas.

Los Coches de Amador que operaban desde Colunga, explotaban en exclusiva la línea Colunga-Infiesto, proporcionando varios servicios diarios entre ambas capitales municipales, diariamente, a las 07:00 de la mañana salía el primer autobús de Colunga con dirección a Infiesto, que recogiendo gente en todos los pueblos del recorrido,   llegaba a Infiesto a las 08:45, justo a tiempo para coger el tren de Económicos con dirección a Oviedo, por la tarde realizaba el recorrido inverso.

Los jueves que era y es día de mercado en Colunga ofrecían servicios a todos los pueblos del concejo, en aquellos años había mucha gente en los pueblos y no había otro medio de transporte, así que los Coches de Amador iban y venían cargados de gente de Libardon, Pivierda, Pernús, Lastres, Carrandi, Gobiendes, etc.

Un día a la semana tenían un servicio discrecional de viajeros entre Colunga y Oviedo, eso sí, siempre pasando  por Infiesto, en Oviedo tenían la parada en el Campo de los Patos, delante del bar El Besugo.

Otros servicios que ofrecían eran ferias, excursiones, bodas,  entierros y cualquier tipo de viaje organizado por cualquier motivo. 

Durante el verano llevaban y traían gente de todas las fiestas y romerías de los pueblos del concejo, así era frecuente utilizarlos para ir a San Roque en Libardón, La Dolorosa en Pivierda, Los Mártires en Carrandi, San Roque en Lastres, etc.

En  esta época eran muy conocidos y populares algunos conductores de estos autobuses, personalmente recuerdo a Pepe Luis y Carracuca y también a Oscar que primero fue cobrador y más tarde conductor.

En aquellos años el dueño de la empresa era Amador de la Llana, de ahí el nombre de “Los Coches de Amador”. Amador era hermano de Sacramento de la Llana, que era el dueño a su vez de “Autocares Mento” que operaba la línea entre Llanes y Oviedo, además de servicios entre los concejos de Llanes, Cabrales, Cangas de Onís y Parres, Autocares Mento fue más tarde absorbida  por la empresa ALSA. 

De Sacramento se cuenta que cuando vendió su empresa a ALSA, puso como condición inexcusable que todos sus empleados continuaran trabajando en las mismas condiciones que tenían en su empresa, estando dispuesto a perder una importante suma de dinero para conseguirlo.

En la actualidad, Autocares Costa Verde  sigue funcionando y dedicándose como siempre al transporte de viajeros, al transporte escolar, excursiones y viajes organizados de todo tipo y espero y deseo que continúe así durante muchos años más.
36957

lunes, 11 de mayo de 2015

Cosas de Jesús: Libros de papel y electrónicos

Jesús Ángel Prieto Domínguez es una persona que tiene muchos lazos con el pueblo de Villaescusa, el es de Galicia, concretamente del pueblo de Xacebans en la provincia de Orense, hace ya unos cuantos años llego a Villaescusa, donde encontró su media naranja, actualmente vive en Colunga.
Entre las muchas aficiones de Jesús esta la escritura, le gusta escribir y en su perfil de Facebook publica con regularidad artículos e historias muy interesantes, contando de antemano con su permiso, voy a publicar en este blog algunos de sus artículos. 
El siguiente es un relato cuyos protagonistas son los libros de papel y los electrónicos y que trata de como se sentirán los primeros ante la llegada de los segundos.

LIBROS DE PAPEL Y ELECTRONICOS

Aveces sorprendo a mis libros (de papel) inquietos frente al ordenador.
Cuando me acerco a ellos descubro ásperas sus páginas, un poco erizado su lomo y su portada más lívida de lo normal. Al descubrirme disimulan, pero cuando rastreo el historial de mi ordenador, compruebo que han estado escudriñando mi biblioteca virtual.
Debe ser extraño para ellos, tan tridimensionales, toparse con sus gemelos digitales, tan fríos, tan sin tinta en las venas. Para mis arrugados y un tanto arrinconados volúmenes de papel, encontrarse cara a cara, portada a portada, con sus réplicas exactas, debe ser como mirarse al espejo y contemplar unos clones de palabra robótica y sentimiento escaneado.
Deben sentirse víctimas de una extraña conspiración que amenaza su existencia, algo parecido a una invasión de los ladrones de letras, y como en la película clásica de Hollywood, tal vez tengan pesadillas acerca de una misteriosa plaga llegada de no se sabe dónde, que empieza a mostrarse a través de ciertos fenómenos inquietantes en las viviendas vecinas, hasta que una mañana, en su propio hogar, comprueban que alguien está sustituyendo a sus propios congéneres por réplicas exactas, milimétricamente copiadas, pero que carecen de ese algo intangible que nos hace ser especiales y únicos.
Supongo que el clímax de la pesadilla de mis pobres y atribulados libros de papel, es despertarse un día, y comprobar que no están, como siempre, alineados en las deslavazadas estanterías de mi biblioteca, sino confinados en no sé qué cubículo digital, de vaya usted a saber qué nube virtual, localizada en un rincón remoto del infinito limbo de las nuevas tecnologías y que, víctimas de una transfusión de tinta electrónica, su horizonte binario es acompañar al resto de volúmenes que atesoran el compendio del saber humano en tales celdas, estrechas y asépticas.

Pobres. No saben, mis atemorizados libros, que los impostores que moran en los misteriosos discos duros, al carecer de entidad física, jamás podrán lograr el tacto y cierto carácter sensitivo que también forma parte del placer de la lectura.
36835

lunes, 4 de mayo de 2015

Casas de Indianos: El Palacio de La Caravera en Libardón

Casonas de Indianos, es un blog que trata de las casas de indianos en Asturias,  en él, además de mostrar muchas fotografías, se hace una descripción muy detallada sobre las mismas, quien las edifico, año de construcción, nombre de descendientes, dueños actuales y muchos más detalles sobre estas casonas de Indianos. 

En este blog se muestran algunas casonas del concejo de Colunga, hoy reproduzco aquí la descripción  que en él se hace del Palacio de La Caravera en Libardón.

La parte mas antigua de esta casa data de 1.625. Su primer propietario fue Don Juan Caravera, un señor feudal cuyas posesiones se diseminaban por la parroquia, tras su muerte y por problemas de herencia entre el hijo y las hijas, es Don Pedro Cangas quien se queda con las propiedades de los Caravera. Es la familia Cangas quien mantiene la propiedad hasta 1.910 realizando diversas modificaciones entre ellas el edificio adosado de piedra conocido actualmente como "Palacio Viejo".
En 1.854 nace en la Argallada Pedro García del Mercado, hijo del casero del palacio que con 14 años embarca desde Sevilla hacia Argentina. Allí trabajo en el comercio textil hasta que con sus primeros ahorros compro unas tierras en La Pampa por los que pocos años mas tarde pasaría el ferrocarril lo que le proporciono unos sustanciosos ingresos que invirtió en comprar mas tierras en las que tuvo miles de cabezas de ganado. En Argentina se caso con María Luisa Pella Soncini, de origen italiano.

En uno de sus viajes a Libardón compro la casona a la familia Cangas, modificándola nuevamente. Sobre la planta baja de la primitiva construcción levanto en torno a 1.912 el hoy llamado "Palacio Nuevo",. Este se corresponde con la tipología de palacete de indianos, con carga sobre piedra, planta baja mas tres alturas incluyendo bajo cubierta y vistosas galerías orientadas al este, al sur y al oeste, para aprovechar la luz solar y las maravillosas vistas sobre el valle.  
D. Pedro murió en 1.935 y su esposa en 1.940, estando ambos enterrados en el cementerio de Libardón, sus hijas crecieron y estudiaron en España, estableciéndose primero en Madrid y después en Gijón, siendo su hija Eloísa una de las primeras mujeres españolas con carnet de conducir. La casona estuvo 15 años abandonada y cubierta de maleza, hasta que los herederos la vendieron a la familia Cuesta que la ha transformado en el complejo hotelero "Palacio de Libardón".
Fuente: Casonas de Indianos
36707