miércoles, 4 de enero de 2012

Cuentos y leyendas: El mozu, el vieyu, la raposa y la so cria

Esti cuentu forma parte de la gran cantidá de cuentos y lleyendes que d'antiguo cuntabense nos pueblos y aldees d'Asturies pa amenizar les llargues noches d'iviernu, a mi cuntomelu una persona de Villaescusa yá fallecia.

A lo cimeru d'un monte cubiertu de castañales, carbayos, abedugos y umeros, había una cueva en la que vivien una raposa y la so cría, madre y fía vivíen tranquiles na so madriguera pos el monte taba cubiertu de maleza y facia muy inaccesible el llugar pa les persones.

Una mañana bien tempranu llego al monte un mozu cargáu colos preseos necesarios pa la  llimpieza, namás  llegar al fondu del monte empezó a cortar la maleza con gran energía, al pocu tiempu yá tenía un  buen cachu del monte llimpiu. Dende lo altu del  mismo la raposa y la so cría contemplaben la escena, la cría de la raposa díxo-y a so madre. 

 "Güei tendremos qu'abandonar  nuesa  madriguera porque esti mozu al pasu que va aína terminara de llimpiar el monte y va afayanos”,

A lo que la raposa contésto-y, 

"Non te esmolezas fia,  güei podemos tar tranquiles  na nuesa  madriguera, pos esti mozu que empezó con tanta enerxia, dientro pocu cansárase y abandonara el so trabayu”

Al pocu tiempu'l mozu sentose pa descansar  un ratu y yá nun volvio a entamar la so tarea.

Unos pocos díes dempués y yá bien entrada la mañana, llego al monte un vieyu paisano, lo primero que fixo fui sentase y cabruñar la guadaña, cuando acabo de cabruñar, saco la so petaca y el so llibrítu, punsoxe a facer un cigarru y fumolu tranquilamente, cuando termino'l so cigarru, empezo a llimpiar el monte onde'l mozu lo habia dexáu, pero a un pasu enforma menor qu'esti lo fixera,  de cuando en cuando parábase pa descansar pero aína siguía col so trabayu. 

Como el pasau dia  la raposa y la so cría contemplaben la escena dende lo cimeru del monte, la cría de la raposa díxo-y  a so madre.

 Güei   si que podemos tar tranquiles pos  esti home al pasu que va nun terminara de llimpiar el monte ni  nuna selmana”,

A lo que la raposa contésto-y 

“Al contrariu fia, güei nun podemos desdexanos y tenemos que tar alerta pos esti paisanu nun parara hasta que termine de llimpiar el monte y de xuru vamos tener qu'abandonar la nuesa madriguera”.

Tal como  la raposa predixo, el paisano en sin prisa pero en sin pausa, continuo col so trabayu y al fin del día termino de llimpiar el monte, sobra dicir que pa entonces, la raposa y  la so cría yá habien abandonau la  madriguera.

Bueno, paez que l'autor d'esti cuentu fui una persona de cierta edá, pero esti, como tolos cuentos, tamién tiene la so moraleja 

 "Nunca tenemos de fianos de les apariencies, nin sacar conclusiones precipitaes, pos les coses nun suelen ser como paecen, sinón más bien  tou lo contrariu.”.

En memoria de les persones de Villaescusa yá finaes, a les que yo  escucheyos  cuntar esti y otros munchos cuentos y hestories

2 comentarios:

Mary Paz dijo...

¡Cuánto me gusten a mí estes histories de la aldea! ¡Muches me contaba mi padre y sigue haciendolo mi madre y me quedo embobada escuchándola!
Un abrazo!

Picafuelle dijo...

A mi gustenme tammien estes histories, recuerdo algunes persones del pueblo que cuando yo era nenu estaben siempre contando cuentos, trabayaben de sol a sol pero siempre estaben alegres y con gracia.