lunes, 1 de octubre de 2012

Cuentos y Leyendas. El diezmu de les Fabes


Esti cuentu ó leyenda cunta lo que paso en Samartin de Valles, un pueblu del conceyu de Villaviciosa, según me contaron a mi cuando era nenu, persones de Villaescusa ya finaes, nesti pueblu había la ancestral costume d'ufiertar a San Antonio la decima  parte de la cosecha de fabes, n'agradecimientu al Santu pola protección qu'esti exercía sobre les sos coseches y animales.

Al pasar los años esta costume fui decayendo, de tal forma que munchos vecinos yá nun ufiertaben la so parte y otros ufiertaben una parte bastante menor de l'axustada, el cura del pueblu afanabase cada domingu dende'l pulpito en pedricar a los vecinos, diciéndo-yos que teníen que volver dar el  “Diezmu de les fabes”  a San Antonio, porque si non lo facíen el Santu enoxaríase y dexaría d'empresta-yos protección, a pesar de los esfuerzos del cura por convencer a los sos vecinos de que teníen que dar la so parte de fabes, estos nun taben muy pola  llabor.

Viendo'l cura que los sos sermones nun surtíen los efectos deseaos sobre los sos vecinos, empezó a pensar en dalguna estrataxema, pa consiguir que la xente apurriera la parte de les fabes axustada, asina'l siguiente domingu y valiéndose de la gran ignorancia que teníen les xentes de los pueblos d'aquella dómina, díxo-yos que presentárase-y San Antonio en carne y güesu y que-y dixera que taba bien disgustáu porque la xente yá nun-y ufiertaben el “Diezmu de les Fabes” y que diba abandonar el pueblu, darréu alvirtiólos de los grandes males qu'esto-yos acarretaría d'asoceder.


A los pocos díes, el cura salió corriendo de la ilesia y glayando   ¡¡¡vecinos!!!,   ¡¡¡vecinos!!!,              ¡¡¡San Antonio nun ta!!!,   ¡¡¡San Antonio fuise!!!,         tolos vecinos fueron escontra la ilesia y comprobaren que efectivamente San Antonio nun taba nel so altar, la xente empezo a esmolese y a preguntase que podíen facer ellos pa que'l Santu volviera, entós el cura díxo-yos que teníen que tener fe, rezar y prometer apurrir el “Diezmu de les Fabes”. Pasaron dellos díes y el Santu nun tornaba,  asína que'l cura propúnxo-yos salir en procesión pola contorna del pueblu y pa facer más fuerza diríen cantando'l siguiente cantar.
                                                                         
El santu favoritu
Deparenoslu Dios
Que el diezmu de les fabes
Ya lu pagaremos nos

Asi cantando y repitiendo esti estribillu procesionaron durante algunes  hores pela contorna del pueblu, cuando yá taben a puntu de terminar pasaron por onde había un “cuebanu” (tueru de castañar güecu), y al mirar escontra él vieren con sorpresa que dientro taba la imaxe de San Antonio que según-yos esplico'l cura mas tardi, reconsideraría la so idea d'abandonar el pueblu, a la vista de la devoción mostrada polos vecinos y tamién a la promesa de pagar el  ”Diezmu de les Fabes”.

En memoria y recuerdu de les persones de Villascusa yá finaes a les que cuando yo era nenu escúche-yos cuntar esti y otros munchos cuentos, refranes, anécdotes,  y hestories.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sí, en efecto asimismo se lo oí yo contar a mi madre que es de San Martín de Vallés, esi era el pueblu ¿no?

Anónimo dijo...

Y ahora que me acuerdo lo oí así:

EL SANTU FAVORIÑU DIPAREMULU DIOS
QUE EL DIEZMU DE LES FABES YA LU
PAGAREMOS NOS.

Adolfo Iglesias Bada dijo...

Efectivamente el pueblu protagonista desti cuentu es Samartin de Vallés

Toyos dijo...

El cura igual era D. Pedro, que lo de pedir se le daba bien. El "Día del Seminario" conseguía cargar un camión de fabes, patates, maiz, etc. que iba, supuestamente, para el seminario... aunque antes creo que pasaba por el Obispado.