lunes, 11 de febrero de 2013

Cuentos y Lleyendes: La Paparresolla


Nos pueblos y aldees d'Asturies había munchos seres imaxinarios colos que se yos metía mieu a los nenos con cuenta de que fueren más obedientes y portárense meyor, ente estos seres podemos citar al Coco, que se llevaba a los nenos que dormíen poco, el Home del Sacu, que diba con un sacu al costazu onde metía a los nenos desobedientes, tamién taba'l Chupasangres, que chupaba la  sangre a los nenos que se alejaben  ensin permisu,  otru ser que metia munchu mieu era La Paparresolla, q'uera  una muyer muy vieya que diba coles tripes na boca, ente otros munchos.
Voy a cuntar una anécdota de la que yo fui protagonista, sucedió en Villascusa, el pueblu onde yo nací, al atapecer d'un día de primavera a finales de la década de los años cincuenta del pasáu sieglu XX.
 Cuando yo  tenia ocho  ó nueve años  gustábame enforma andar detrás de los páxaros col fin descubrir  onde teníen el so  nieru, pa dempués comprobar cuando poníen los güevos y más tardi nacíen los sos paxarinos.
Un día qu'andaba yo detrás d'una mirgüella col fin d'atopar el so nieru, pocu a pocu y ensin dame cuenta fui alejándome  del pueblu y llegue hasta un llugar llamau El Llanucoya, ellí atopéme con un vecín del pueblu que venía coles sos vaques de los praos cercanos, yo écheme a un llau del camín pa dexar pasar el ganáu, cuando aquel paisanu llego a la mio altura, párose y preguntome qué facía yo per ellí solu tan  tardi, yo contéste-y qu'andaba buscando'l  nieru de una  mirgüella, entós  díxome que tenía de volver pal pueblu, pos llueu atapecería y la xente de mio casa seguramente  andaríen buscándome.
 Yo nun tenia  ganes  de tornar tovia pal pueblu, pos el mio oxetivu prioritariu aquel día era alcontrar aquel  dichosu nieru, al ver esti home que yo nun taba po la llabor de volver pal pueblu, en llugar de riñime u obligame a tornar, opto por otra estratexa que considero que daría meyores  resultaos, dexome  ellí y siguió caminando escontra'l pueblu.
Cuando se alejo unes decenes de metros, volviose  escontra mi y díxome.
Bueno si  vas siguir buscando esi nieru,  non te alejes munchu mas, pos un pocu mas allá, xuntu la cabaña'l Alfredo  acabo d'atopame yo co La Paparesolla.
Sobra dicir que qu'ante semejante  anunciu, di per terminada la búsqueda  d'aquel  nieru de mirgüella y torne de inmediatu  escontra'l pueblu detrás de aquel paisanu, nun fuera ser que m'atopara  yo tamien con aquel ser que yo non sabia muy bien quien era, llamáu La Paparesolla.

N’omenaxe  y alcordanza de les persones de Villascusa ya desaparecies, que cuando yo era nenu cuntarome menchos  dichos, refranes cuentos y hestories.

No hay comentarios: