lunes, 10 de junio de 2013

El médicu Lliberdón y un paisanu del Esllabayu

Esta anédota, cuentu ó lleenda cuntarenmela a mi en Villaescusa cuando yo era nenu, pero ye casi seguru que tuviera basada nun fechu que hubiere sucediu realmente, dende llueu a mi cuntarenlo como una cosa que habia sucediu realmente, incluyendo los nombres tantu del medicu, como del paisanu del Esllabayu, nomes que nesti relatu, yo omito voluntariamente por carecer de interes nel desarrollu d'esta hestoria. 

Esto sucedió na década de los años 20 del pasáu sieglu, naquella dómina fui cuando empezaron a apaecer los primeros automóviles particulares, de fechu, había bien pocos, pos nun taben al alcance de casi naide, solamente dellos Indianos, ó xente bien adinerao podíen permitise el luxu de tener unu d'ellos, el casu ye que'l médicu que naquellos años exercía en Lliberdón tenía un d'estos automóviles.

N’aquella época la xente de Lliberdón y demás pueblos del conceyu de Colunga cuando teníen que dir a la capital del mismu solíen facelo casi siempre caminando, el calzáu que llevaben eren les madreñes que era'l más usáu tradicionalmente nos pueblos naquella dómina, delles persones teníen la costume de llevar unos zapatos y a la entrada de Colunga dexaben les madreñes y calzábense los zapatos pa tar un pocu más presentables mientres duraba la so estancia na villa.

Un día, que taba'l médicu Lliberdón en Colunga, atopose con un vieyu paisanu vecín del Esllabayu que ye un pueblu de la parroquia de Lliberdón y pregúnto-y si yá diba pa casa, el paisanu contésto-y que tenía que facer un par de recaos, el médicu díxo-y que si terminaba llueu llevaríalu nel coche, el paisanu dixo que si, asina que rápido termino de facer los sos recaos, monto nel coche del médicu y ambos empezaron el viaxe hasta Lliberdón, pasaron por El Taquín, La Riera, La Ferrería, Agüera Baxu, Agüera Riba, Balanguina y L’abá, hasta que llegaron a Lliberdón.

Cuando llegaron a Lliberdón, apearonse del coche y el paisanu mostrose bien agradeciu hacia’l médicu por habelu lleváu nel coche y acto seguio coménto-y.

Bueno, agora tengo que volver a Colunga. 

El médicu sosprendióse, y pregúnto-y 

Cómo que tienes que volver a Colunga si acabamos de venir d'ellí?.

El paisanu contésto-y.   

Ye que tengo que dir a buscar les madreñes que dexe a la entrada de Colunga, 

El médicu díxo-y, pero home como nun me lo dixisti y parábamos pa recoyeles. 

A lo que'l paisanu respondió.

Hai home, ye que  yo nun sabía qu'estos aparatos podíen parar onde unu quixera. 

Asina fui como a esti paisanu salió-y caru'l paséu en coche, pos en llugar de caminar los nueve kilómetros que dista  Lliberdón de Colunga, tuvo que caminar diez y ocho.

N'alcordanza de toles persones de Villaescusa que yá nun tan ente nos, a les que cuando yo era nenu escúche-yos cuntar esti y otros munchos cuentos y hestories.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, hombre, claro que fue un hecho real, yo del nombre del paisano no me acuerdo, mi madre lo sabe, pero el médicu era D. Antidio, si no me equivoco.

Adolfo Iglesias Bada dijo...

De ser cierta esta historia, no creo que fuese D.Antidio su protagonista, D. Atidio ejercio en Libardón en los años 50 y 60 del pasado siglo XX y esta historia me la contaron a mi en esta época, pero como una cosa sudedida hacia muchos años.

Toyos dijo...

En el año 1950 el médico de libardón creo que se llamaba D. Antonio. Iba por Sietes en un caballo y a los niños nos miraba las anginas con el mango de una cucharilla.

Rafael Huerres dijo...

Desde luego no fué Don Antidio , de esi acuérdome yo y yo no naci en los años 20 . Además don Antidio ya no vivia en esa casa que , efectivamente , fué la casa del médicu muchu tiempu.