lunes, 26 de enero de 2015

Cuentos y leyendas: Una anécdota del mio bisabuelu Xuan

Hoy voi cuntar una anécdota de la que fui protagonista'l mio bisagüelu maternu, a mi cuntaronmela  cuando yo era nenu,  nun sé si seria verdá o mentira pos esta mesma anécdota cuntase de delles maneres distintes, y con distintos protagonistas, pero bueno,  yo voi  cuntala como a mi me la cuntaren, siendo los protagonistes el mio bisagüelu maternu y una muyer de Fanu. 
El mio bisagüelu maternu llamábase Xuán Carús y vivía en Los Aceos una quintana un pocu aisllada que pertenecía a la parroquia de Pivierda,  yo nun llegue a conocelu pos finó primero que yo naciera, el mio bisagüelu Xuan, era un paisano adelantau a la época que-y toco vivir, amás de trabayar nos llabores del campu, gustaba-y munchu la mecánica, sin tener conocimientos especiales, reparaba cualesquier tipu de relo ya fuera de bolsillu, espertaores, de pare etc. Tamién reparaba maquines de coser asi como cualesquier otru artilugio mecanicu que cayera nes sos manes.
Siendo yo bien nenu alcuerdome ver na so casa de Los Aceos que yá entós taba deshabitada, un pequeñu cuartu con dellos relóes colgaos na paré y enriba d'una mesa delles  pieces y relóes desarmaos asi como un  gran reló de sol sobre la fachada de la casa.

Nuna ocasión llego a Los Aceos una muyer de Fanu, con una máquina de coser al costazu pa que Xuán la mirara, pos la dichosa maquina nun funcionar bien.

Xuán pregúnto-y que-y pasába a la maquina, ella díxo-y que nun cosía, pos continuamnte se atascaba el filu  y yera imposible coser nada con ella, él díxo-y que tenía que dexa-y la maquina pos tenía enforma trabayu y nun podía miráila naquel momentu.
Ella díxo-y que por favor se la mirara sobre la marcha, pos de lo contrariu tendría que volver a la so casa de Fanu en sin ella y volver de nuevu a Los Aceos a recoyela cuando tuviera reparada.

Xuán, apiadándose de la muyer y sabiendo la gran caminata que había dende Los Aceos hasta Fanu acetó a echa-y una güeyada a la maquina. 
Coyó la máquina de coser punxola enrriba d'una mesa y intento coser daqué con ella, comprobando que como la muyer dicía enrredabase'l filu de continuo, entós, quito la tapa que cubría'l mecanismu de la mesma, soplo delles veces, coyó una aceitera y echo delles gotes d'aceite nos puntos neurálxicos del mecanismu, enfilo de nuevu la maquina y  probola de nuevu, comprobando que agora la maquina funcionaba perfeutamente.
Xuán díxo-y a la muyer, bueno como usté pue ver yá cues perfeutamente, en realidá lo que-y asocedía ye que taba un pocu puerca y precisaba un pocu de engrase.
La muyer agradeció-y a Xuan que-y reparara la maquina y pregúnto-y cuántu-y debía.
 Él contésto-y:   Son cinco pesetes
La muyer dixo:
¿Cinco pesetes por soplar un par de veces y echar unes gotes d'aceite?
A lo que Xuán contesto.
Non, por soplar y echar l'aceite son cincuenta céntimos, les cuatro pesetes y cincuenta céntimos restantes son por saber onde había que soplar y onde había qu'echar l'aceite.

La muyer  dio-y les cinco pesetes, que yera una cantidá importante naquellos tiempos, entendiendo que ye importante facer les coses, pero munchu mas importante ye saber como faceles.
34700

No hay comentarios: