lunes, 22 de abril de 2013

Cuentos y Leyendas: Xuan, el llobu y el raposu

Esto sucedió en los tiempos de Maricastaña, cuando llovia p’arriba y los animales hablaban.

Esto era un paisanu que llamabase  Xuan y que taba llabrando una tierra col llabiegu y una parexa de gües, un de los gües non tiraba bien y Xuan dicía.

Arre güe, mal rayu te parta.      Arre güe,  permita Dios que te coma un llobu

De repente y saliendo de un monte cercanu apareció per allí un llobu  y dixo-y a Xuan

Xuan, vengo a comete esi güe que nun quier trabayar.

Y dixo Xuan,  pero como vas comeme el güe ahora non ves que tengo que llabrar  esta tierra.

Y dixo’l llobu, pero bueno non tabes diciendo-y  ahora mismu  al güe mal rayu te parta y mermita  Dios que te coma un llobu, pues vengo a comelu. 

Y dixo Xuan, bueno si tienes que comeme el güe, polo menos espera a que acabe de llabrar esta tierra.  

Y dixo’l llobu, voy echame a lo cimeru de de la finca, pero cuando acabes de llabrar tengo que comete el güe. 

Y dixo Xuan,  bueno si non hay mas remediu.

El llobu fui y echose a lo cimeru de la finca y Xuan siguió  llabrando y mientres llabraba pensaba de que manera podría llibrase de aquel llobu pa que no-y  comiera el güe, de repente y saliendo dun pequeñu matorral apareció per allí un raposu y pregunto-y.

¿Que te pasa Xuan, que te veo tan pensativu?.

Xuan conto-y lo que-y pasaba col llobu. 
Y entos dixo’l raposu,  no te preocupes Xuan.

¿Que me das si yo te ayudo a llibrate de esi llobu?. 
Y dixo Xuan. En casa tengo una pita con pitinos, si me llibres del llobu  doitela.

Entonces  el raposu dixoi a Xuan, mira Xuan voi dime hasta aquel tarreru, elli en frente y voi llamate dende elli, tu tienes que facer lo que yo te diga, cuando’l raposu llego al tarreru y como-y  había dichu llamo a Xuan.  

¿Xuaaaan que ye eso que tienes 
a lo cimeru de la finca?,  el llobu que lo oyo dixo-y a Xuan,  di que soy un maderu. Y dixo Xuan, ye un maderu.

Y dixo’l raposu, si ye un maderu ponlu’n carru. Y dixo el llobu, ponme en carru, Xuan garro el llobu y punxonlu’n carru. Y dixo’l raposu, ahora amarralu bien. Y dixo el llobu, amarrame pero non me apretes munchu. Xuan amarro el llobu y sujetolu bien. Entonces dixo’l raposu, ahora day unos golpes col hachu. Y dixo el llobu, 

Xuan, faite que me das pero no me des,  Xuan garro el achu y dioy varios golpes al llobu y matolu.
Enseguida vieno’l raposu a buscar la so recompesa y dixoy a Xuan, vengo a que me des la pita colos pitinos que me prometisti.

Y dixo Xuan espera que acabe de llabrar y entos vienes comigo hasta casa y elli doitela.

Cuando termino la faena Xuan y el raposu fueren hacia la casa de 
Xuan, pero antes de llegar dixo-y Xuan al raposu, ye mejor que me esperes equi, porque si te ve la mio muyer va escorrete, ya sabes que el otru dia llesvatei dos pites, voy yo hasta casa meto la pita y los pitinos nun sacu y traigtelos hasta equi, el raposu tubo de acuerdu.

Cuando llego Xuan a casa contoy a la muyer tola historia, y dixo la muyer.

Malañu pal diablu, pero Xuan, a ti como se te ocurre day la pita co los pitinos al raposu,  ¿non sabes que el otru dia llevonos otres dos pites?,  bueno muyer, dixo Xuan, el ayudome a desfaceme del llobu y al fin y al cabu la pita y los pitinos valen menos que el güe que quería comeme’l llobu, anda mete nun sacu la pita y los pitinos que yo se los llevo, la muyer fui facer lo que Xuan dicia, pero en vez de meter nel sacu, la pita con pitinos, metió una perra con perrinos.

Xuan garro’l sacu y llevoilu al raposu, esti cogiolu y marcho con el hacia’l  monte  rellamiendose de gustu, pensando nel banquete que diva dase cuando llegara a la so madriguera, cuando llevaba un rutu andando parose pa descansar, abrió un pocu’l sacu y algo vio que no-y debió de gustar munchu y dixo’l raposu. 

Por San Xuan y San Pedru, estos pitos tienen güeyos de perru.    

Bueno, siguió caminando pero diva un pocu mosca polo que había vistu dientru’l sacu, asina que decidió que era hora de comer dalgún de los pitos que supuestamente llevaba nel sacu, abrio con cuidau otra vez un pocu’l sacu y dixo de nuevu. 

Por San Pedru y San Xuan, estos pitos tienen güeyos de can. 

Abrio un pocu mas el sacu y entonces salió la perrina y empezó a lladrar y peseguir al raposu.

El raposu diva monte arriba cola lluenga fuera, y persiguiu de cerca pola perrina lladrando  y el raposu diva diciendo.


ARRIBA  PATES,  ARRIBA  ZANQUES,  QUE  NESTI  MUNDIU  TOU  SON  TRAMPES.

El diezmu de les fabes
El tesoro de le cubiles


N'omenaxe y recuerdu de toles persones de Villascusa ya finaes que cuando yo era nenu, cuntaronme esti y otros muchos cuentos y hestories.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esti cuentu, casi igual, contábamelu mi queridu gūelu pe los aňos 60 del sieglu pasau. Y nostros éramos de Feleches (Siero)